domingo, 3 de abril de 2011

AUTORIDAD

UNIVERSIDAD FERMÍN TORO
VICE-RECTORADO ACADÉMICO
                         DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN













AUTORIDAD






















                                                                       Presentado por:
                                                                       MSc. Rosibel  Parra
                                                                       C.I 13.064.194
La palabra autoridad viene del latín auctoritas, que significa poder,  potestad,  legitimidad o  facultad. La autoridad también es el prestigio ganado por una persona u organización gracias a su calidad o a la competencia de cierta materia,  sin obediencia no existe la autoridad.
Desde la perspectiva cristiana, se entiende como una determinación en la naturaleza social humana y como un principio bíblico, en cuanto delegación establecida por Dios; incluso como el derecho delegado para la investidura del pastor e indispensable para una organización eclesial pero requiriendo normas y leyes, que permiten a un líder dar una orden adecuada  y se dé un funcionamiento correcto del lugar donde ejerce su autoridad.
El sentido que Cristo le da a la autoridad queda bien claro en los siguientes versículos del Evangelio: "Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No será así entre vosotros, sino que el que quiera ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos"(Mt. 20, 25-27). Es así como  Cristo define su autoridad en términos de servicio y no de mando.
                 En forma general la autoridad presupone la posibilidad de ejercer la fuerza para imponer determinado criterio. Para algunos muy ligada al magement y al liderazgo, para otros está vinculada a procesos de alienación; la cuestión es que la autoridad es una de las variables que más emparentada se encuentra con la imitación.
                  Por otra parte, la noción de autoridad ha sido tratada en filosofía y en sociología, en particular por Max Weber y Alexandre Kojève. Weber usa los términos dominación "tradicional", "carismática" y "racional", acorde con los tres tipos de acción social. La primera es aquella que se da junto con la naturaleza sagrada de las tradiciones religiosas. La segunda hace referencia a la adquisición de unas atribuciones especiales por parte de un sujeto particular y que lo distinguen del resto. En último lugar se encuentra la dominación "racional", conocida también "legal-racional", apunta propiamente a la legitimidad fundada en el Estado moderno, basada en procedimientos normativos formales y estatutarios. Uno de los errores de muchos científicos sociales que se dedican a la investigación de la empresa es focalizar en la autoridad racional como su objeto de estudio, mientras que dejan de lado las otras dos tipologías.
            En este orden de ideas, Kòjeve, A. (2006), afirma que el uso de la fuerza o la violencia para la obtención de la obediencia, implica la ausencia de autoridad. Respecto a las situaciones educativas, el mismo autor ubica la autoridad del maestro dentro de la explicación aristotélica ya que su principio de legitimación es la sabiduría; y distingue la autoridad total de la selectiva. La primera se verifica cuando en todos sus actos encuentra aceptación y nunca provoca resistencia ni aún en forma de duda; mientras que la autoridad relativa se recorta según la magnitud de su alcance, el número de todos los actos y los que provocan su aceptación.
Desde el punto de vista  educativo, se podría entonces brindar una interpretación del término  autoridad desde la pedagogía, es decir, desde la relación práctica y reflexiva entre alumnos y profesores que se construye en una situación escolar de enseñanza y aprendizaje, por lo cual es necesario subrayar que la autoridad no es un atributo personal, sino un tipo especial de interacción por el cual se coordinan profesores y alumnos en el contexto aula,  ello significa que la autoridad es una realidad que emerge sólo en la interacción social.  
En este sentido, la autoridad pedagógica es un tipo de autoridad selectiva y relativa;  según su génesis, se trata de una autoridad condicionada y transmitida por elección o nominación. Justamente es en la transmisión donde se destaca el proceso de  construcción, para dar ingreso a los procesos que se involucran en el interjuego temporal del pasado, presente y futuro, en el marco de la confluencia entre lo individual y lo colectivo.
Actualmente, el escenario escolar es altamente heterogéneo; los estudiantes presentan diversas aspiraciones educacionales, distintos valores socioculturales y disímiles formas de aproximarse a la escolarización. Desde esta situación, la acción pedagógica de los profesores reconocidos y valorados por sus estudiantes se caracteriza por buscar planificadamente vincular a todos los estudiantes con el saber.  La autoridad del profesor se manifiesta cuando logra ser el referente y el contenedor de la vinculación entre los alumnos y el conocimiento.
De esta manera, la autoridad pedagógica no se reduce a meras vinculaciones interpersonales sino implica una mediación hacia el saber y una orientación hacia el aprendizaje de todos los participantes. Esta vinculación aporta herramientas y estructuras al estudiante para su desarrollo autónomo en dimensiones cognitivas, afectivas y sociales. Considerando este aspecto, se puede decir que la autoridad es, por una parte, vinculación con el saber, y por otra, desvinculación (autonomía) con la persona del profesor. El profesor con autoridad es el que proporciona condiciones para que sus estudiantes dejen de depender de él y sean autónomos en el aprendizaje; en consecuencia los docentes debemos ejercer una plena autoridad en nuestro quehacer diario ya que de ella dependerá el avance y transformación del Sistema Educativo venezolano.
           


“Obedeced más a los que enseñan que a los que mandan”.
San Agustín






















REFERENCIAS    BIBLIOGRÁFICAS


TENTI FANFANI, Emilio.(2006) “Viejas y nuevas formas de autoridad docente” www.revistatodavía.com.ar

BATALLAN, Graciela. (2003) “ El poder y la autoridad en la escuela”  Revista Mexicana de Investigación Educativa. Volumen 8 Nro 19.- (Pag. 684)

TASSIN, Ètien. (2002) “Poder, autoridad, violencia y acción política (la crítica arendtiana de la dominación)” En el libro: Frigerio, G (Comp) “Educar: rasgos filosóficos para una identidad”.Edit. Santillana. (Pag. 151)

Guillot, G. (2006). La autoridad en la educación. Madrid, España: Proa.       

Kòjeve, A. (2006). “La noción de autoridad”. Edic. Nueva Visión.- Bs. Aires.

Zamora, G. y A. M. Zerón (2006). Autoridad pedagógica. Un análisis desde la perspectiva de los estudiantes de enseñanza media. Boletín de Investigación Educacional N° 24, Vol. 2 (en prensa). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada